viernes, 3 de febrero de 2017

[Eddie Cabot] Cosas que no pudieron ser... Capítulo 02

"Como todo buen apocalíptico veo señales del fin del mundo por todas partes. Cierto és que no se acabó ni en 1996, ni en el 2000 ni en el 2012... pero bien seguro que se acaba algún día.

Puede que llegue el día en que se acabe el petróleo, o el día en que los americanos acaben la bomba de solarnita, cuando la voyager de la vuelta al circuíto y se estrelle contra la tierra, o cuando le pongan la última grapa al siguiente libro de la saga de Canción de Hielo y Fuego.... quien sabe".

 


Aporrear el teclado mientras ves la TV es mucho más fácil cuando no dan nada entretenido, debería culpar a la HBO de no dejarme trabajar en paz. Pero mi vida ya está llena de sinsabores, una par de horas de ficción de calidad con actores británicos saca lo poco bueno que queda de mi.

Hoy en el segundo y apasionante de capítulo de "Cosas que pudieron ser..." el DUST. Y es que este juego tenía que salir tarde o temprano en unos monográficos como estos. Los más mayores y multimedia, recordarán que muy muy al principio de la salida del AT-43 se vieron fotografías de las miniaturas del DUST.

No es una historia de amor precisamente....
Iba a ser el siguiente gran proyecto de Rackham, un juego de miniaturas totalmente compatible con el AT-43 ambientado en la segunda guerra mundial, concrétamente en el año 1943. En su momento Rackham no lo sacó adelante porque el sector entró en crisis, una crisis de los carburantes que nadie explicó muy bien, pero se tradujo en que todo el que manufacturaba miniaturas en metal subió los precios a lo cafre.
Lo mismo, pero con eurazos y un foso de pinchos al final de la escalera.

Cada cual buscó la manera de solucionar el problema, a grandes trazos crujirnos a todos e inyectar las miniaturas en materiales más malos. A Gw le salió más o menos bien con el finecaca, pero Rackham se estrelló con su plasticucho mal inyectado y peor pintado. Y cuando se perdió toda esperanza de ver el DUST algún día en las tiendas... algo pasó...

EL UNIVERSO DUST

Tal y como suena, es el hijo favorito y proyecto de toda una vida del ilustrador Paolo Parente. Que incluye cómics, juegos de mesa, wargames y hasta un juego de rol si la memoria no me falla. Más allá de de sus problemas como empresario, puede que lo recordeis por haber ilustrado la mayor parte del juego de rol llamado Cyberpunk allá por los 90 y más adelante como artista conceptual del AT-43.

Pedazo de concepto, ay omá...
Nos encontramos en 1943, los Nazis en su incansable búsqueda de nuevas formas de hacer el mal se han encontrado una nave alienígena y adaptan la tecnología que allí se encuentran para mejorar su maquinaria bélica. Esencialmente lo que hacen es ponerle patas a los tanques, matar a sus soldados para resucitarlos después y enseñar a leer a un montón de gorilas africanos. Pero eso basta para romperle el jepeto a toda europa.

La Europa de finales de los 30, tiene un nivel de hostiabilidad a lo Joseph Fiennes

Los Rebeldes... digo... los Aliados consiguen capturar algo de la tecnología "patificadora" y le ponen patas a sus tanques para poder contraatacar. En lugar de zombies reclutan escoceses locos, y para contrarrestar el poder gorila utilizan armaduras de combate con cohetes en la espalda y en los puños y en los calzones y en todos lados.

Porque para que hacer algo que DISPARA cohetes... eso no es DieselPunk
Nos enganchamos a la historia en el punto en que los Aliados empiezan a reconquistar terreno y lanzan una gran ofensiva invernal para hacer retroceder a los "Nachis" y salvar a los pobres y decadentes europeos de 1000 años de cerveza floja, ensalada de patata y música tirolesa.

EL PRODUCTO QUE TANTO PROMETÍA

La primera caja de producto fué una pasada en todos los sentidos, pasada de guapa, pasada de grande, pasada de chula y pasada de cara... Decir en su descargo que lo valía, porque traía quilos de miniaturas, librito con reglas, librio de escenarios, tarjetas con los atributos de las unidades, dados, tableros de cartón del bueno, un poquito de escenografía... vamos, que pesaba la puta caja.

Ya quisieran muchos juegos tener una caja de inicio tan bien surtida como esta.
El Sr. Blanco y yo nos pillamos una por ebay por un precio más que razonable de un tío que ni se acordaba que la tenía, y todavía la conservo, con todas las mininiaturas guardaditas... porque no jugamos. Despues de eso, Fantasy Flight Games tomó las riendas por así decirlo y relanzaron el juego en un starter mucho más pequeño, con miniaturas peor inyectadas y con posters en lugar de tableros de cartón.
Una buena ampliación si YA tienes la otra caja. Porque en comparación flojea y mucho.
El juego empezó a desarrollarse en forma de cajas/campaña, cada una con reglas adicionales, escenarios nuevos, más tableros para ampliar los que ya tenías y su poquito de historia explicando los avances de las reglas.

EL JUEGO, PORQUE LO HUBO

Tenía dos versiones, la versión juego de mesa y la versión Wargame que salió más adelante. Detalle curioso, el reglamento de wargame lo diseñó Andy Chambers y es más que sobresaliente teniendo en cuenta con lo que tuvo que trabajar. El sistema no estaba mal, era rápido y sangriento, un juego de escaramuzas entre dos bandos, unidades pequeñas y tanques ligeros. Donde todo te podía hacer un hijo de corcho con mayor o menor dificultad.

¿No os recuerda vagamente a la portada del AT-43?
De unidades de infantería y tanques ligeros, pasaron a tanques pesados, artillería ligera, bunkers, aviones... hasta superheroes. Tenía todos los ingredientes para ser un pelotazo de proporciones épicas... así que... ¿Que es lo que fué mal?

CLAVANDO TORNILLOS A MARTILLAZOS

Remontarse al origen de los problemas de este juego, es remontarse a los años de decadencia de Rackham. Era mala idea desde el principio, porque iba a er la versión WW2 del AT-43 y ya vimos como acabó este último.

El primer contratiempo que no el más grande vino en dejar colgado el juego hasta que Rackhm se hundió de forma definitiva. Despues el Parente se mudó a china y compró una fábrica y un montón de esclavos y se puso a fabricar miniaturas. Pero sabedor de que se iba a dar la hostia con la distribución, lo dejó en manos de FFG, que pese a avisarle repetidas veces que lo suyo no eran los Wargames, llegarón a un arreglo y lo sacaron igualmente.

Pañun pañun pañun pañun...
El problema del DUST en ese sentido es que era un híbrido que no acababa de convencer ni a unos ni a otros. Era caro y demasiado elaborado para el Boardgamer clásico, y era caro y demasiado limitado para el Wargamer clásico. Además, las miniaturas eran muy chulas en la foto, pero los acabdos no eran todo lo buenos que deberían.

Porque un juego de la WW2 sin monetes... no es lo mismo.
El inyectado era flojo, sobretodo las cabezas, el 90% de las cabezas humanas salían con poco o ningún detalle. Y los vehículos como les pasaba a los de AT-43 eran muy frágiles en algunas zonas y se rompían con facilidad. Las miniaturas tenían además una capa de imprimación de color verde o gris, que quedaba muy bien en los vehículos pero nada bien en la infantería.

CAMINO A LA PERDICIÓN

El DUST fue un colero como tantos otros, con más notoriedad que contemporáneos suyos como el Urban War, el DarkAge, o el Secrets of the Third Reich, y como todos los citados, por méritos propios. Para empezar solo tenía dos facciones al principio, y solo llegaron a sacar una más. Estaban por un lado los Aliados (americanos+ingleses), los Nachis (compuesto únicamente por alemanes) y los Sino-Soviets (chinos+rusos).

En este sentido, vale, en parte mama del rollito histórico. Pero por ejemplo... Bolt-Action que es histórico puro y duro tiene como 8 ejércitos. Y este, que es ciencia-ficción o Dieselpunk como lo llamaban entonces, solo 3, y de los tres solo dos podían dividirse en listas temáticas por país. Había una lista de British, otra de Full Americanos, la de only Rusos y la de Chinos. Los alemanes solo podían dividirse en gente viva y gente muerta reanimada.

Porque la WW2 sin Zombies Nachis... no es lo mismo...
Con la salida del Wargame parecia que iban a despuntar, pero no despuntas una mierda si tu producto no llega a las tiendas, o se te pasan los meses anunciando expansiones que no llegan. Por lo que se imponía un cambio drástico, porque Parente sabía que no llegaría muy lejos con sus actuales asociados. ¡Rápido Robin, al gilimóvil!

Lo primero, asociarse con Battlefront, la gente del Flames of War. Que le prometieron el oro y el moro. Que si te enchulamos el juego, que si versión de 15mm, que si nunca más volverás a pasar ni hambre ni frío. Era un poco raro que esta gente le inyectaran fondos a un juego que les hacía la competencia, pero la cosa siguió adelante, más o menos.

Porque una WW2 sin cosas rusas grandes y tochas... errr... pues eso.
Parente tenía mucha amistad con su anterior socio y llegó a un arreglo con el. Battlefront no podría comercializar los productos DUST hasta que FFG los liquidase, pero como no vendían una mierda, el stock se quedó congelado (tanto es así que TODAVÍA les quedan cajas). Por lo que no llegaban las novedades, y las tiendas seguían con las mismas cajas recubiertas de polvo desde hacía dos o tres años.

Pero lo mejor estaba por llegar. ¡¡El Kickstarter!! Eh peña. El Dust no está muerto. Y para demostrarlo, la siguiente ampliación la vais a pagar vosotros de vuestro bolsillo. ¡¡Dadme vuestras perras!! ¡Operation Babylon depende de vosotros! De manera que Parente iba a inyectar OTRA vez las mismas miniatuas, a pintarlas de color distinto y Battlefront a distribuirlas por todo el ancho mundo.

Lamentablemente la cara de felicidad le duró poco a los fans...
La sorpresa vino cuando Battlefront se quedó la pasta del kickstarter y Parente retuvo las miniaturas porque no había cobrado. ¿En serio? Apasionante, mails de unos y de otros por todas partes, con consideraciones de los abogados, acusaciones cruzadas y los participantes del KS sin el dinero, sin las miniaturas y sin fe en la humanidad.

Peligro... Battlefront cerca...
Así que cuando Parente apareció de nuevo en el mercado el año pasado con la última encarnación de su producto, se llevó un sonoro FUCK YOU por parte de la comunidad. Y a esto es un poco a lo que me refería cuando mencioné en la entrada anterior que este mundillo está lleno de incompetentes y chorizos. Es como si por coleccionar muñequitos automáticamente te conviertieras en un mongolo esperando a que un pirata de estos te volara la pasta de los bolsillos.

Y es que no puedes estar aprovechándote constantemente de tus clientes, porque te van a perdonar un escarceo o dos, los más fieles te perdonarán unos cuantos más y los verdaderos creyentes tardarán más en mandarte a tomar por el culo, pero lo acabarán haciendo. No puedes arreglarlo todo con una sonrisa, una disculpa y un montón de promesas. Al final, todo este mamoneo pasa factura

¿Novedades de FSA y PF para Agosto? Claro que sí....

Mientras tanto, Parente sigue resistiendo en su base de Hong Kong como si todo el huracán de mierda que rodea su mundo no le afectara en absoluto. Desde el 5 de Noviembre del año pasado teneis a la venta (no se donde) la última versión de las reglas del juego, junto con las mazos de facción nuevos. Y si no, siempre podeis comprarle las miniaturas deluxe pintadas a mano a precio de oro.

Polvorientos saludos.

1 comentario:

  1. Aix, maldito parente! Jugamos poco, pero si q jugamos!

    ResponderEliminar