miércoles, 18 de enero de 2017

[Eddie Cabot] Cosas que no pudieron ser... Capítulo 01.

"Dicen que sabes que te haces viejo cuando te es más fácil identificarte con el villano que con el héroe. Y no es de extrañar. ¿Que hace el héroe? ¿Nada? Simplemente existe... va por ahí molando un montón y enamorando a mujeres a las que no podrías acercarte a menos de un metro sin llevarte un chorreón de spray de pimienta.

En cambio el villano tiene un plan, está haciendo cosas, busca amenizar un poco el ambiente, con... no se... cataclismos, aniquilación, control mental. En el fondo es incomprendido, un redentor que viene a enseñarnos el precioso regalo que es la vida, arrebatándonosla de nuestros dedos fríos e inhertes.
Así que este 2017... pon un villano en tu vida."







Bienvenidos a la casa del misterio. ¿Os acordais del AT-43? ¿No? ¿Como que eso no existe? A mi no me vacileis, le vacié un cargador en el pecho a mi peluquero por mucho menos.

El caso es que andaba yo pensando en mi entrada anterior, y en el Inquisitor. Y lo que el mundo se perdió por no hacer bien las cosas, y me di cuenta de que se pueden llenar páginas y páginas de proyectos que se fueron a la mierda con patatas gracias a la ineptitud de sus creadores.


No uno ni dos, ni tres, ni cuatro, por lo menos diez o doce... más los que tienen que caer todavía, porque salvo excepciones honrosas parece que todo el que quiere hacer fama y dinero en este mundillo, es subnormal o un puto chorizo...

QUE TE PIERDES EDDIE

¡Ah! Centrémonos. El AT-43 fué la apuesta de Rackham para un juego futurista de escaramuzas con miniaturas de 28mm en la línea de lo que era entonces el 40K. El nombre viene de las palabras "After Trauma" y los 43 años que han pasado desde entonces. El Trauma es el inicio de la guerra de la humanidad con la raza alienígena conocida como Therians.

Foto promocional to guapa. Daban ganas de saber más.
Los Therians entran a saco en espacio terreste y le dan a la humanidad más palos que a una estera, 43 años más tarde parece que por fín los humanos han levantado la cabeza y empiezan a llevarlo mejor... pero solo lo parece, porque todavía no han resuelto su principal problema, y es el de dejar d emtarse los unos a los otros.

Al AT-43 se jugaba con 30 o 40 miniaturas, entre infantería y bípodes de combate, en escenarios prediseñados la mayoría de las veces y se había propuesto incrustarse entre los clásicos y ser un referente por derecho propio.

El aspecto general del juego era muy bueno, no nos engañemos, entraba por los ojos. Esas armaduras, esos monetes, esos zombies. Ilustraciones de Karl Kopinsky, Adrian Smith y Paolo Parente*.

La caja de inicio de dos jugadores traía todo lo que necesitabas para empezar a jugar y era ampliable con más cajas de dos jugadores, de hecho había escenarios que solo los podías jugar usando una segunda caja. Lo que era genial, porque solo tenías que comprar a medias cajas con tus colegas para ampliar sin dificultades.

LAS FACCIONES

La facción vainilla era las "Naciones Unidas de Ava", un ejército a base de infantería móvil, de salto, armaduras y bípodes de apoyo, con un feeling a lo Starship Troopers que molaba mucho. Eran los chicos buenos de la historia.
Vamos a ir para allí. Por eso señalo, así no te equivocas. Que ya te conozco.
La otra facción humana era el "Bloque Rojo" o "Red Blok" que representaba al otro 50% de la humanidad, y al típico ejército comunista con gorros de pelo, cosas tochas muy lentas y pilotos hartos de vodka. Todo con nombres muy rusos, colores rojos y mucha nieve en las peanas.
El tío de la derecha es tan ruso que caga comunismo.
Los malos eran los Therian, una raza alienígena de seres compuestos por pequeñas colonias de nano-máquinas, que buscaba mejorar el universo arrasándolo todo y quedándose ellos solos para habitarlo. Eran todo pinchos, calaveras, armas fusionadas con los brazos y mucho mensaje de "recicla a los humanos".
Esto pasaría sin mucho problema por la portada de un disco de Death Metal.
Los "neutrales" entre comillas eran los Karman. Una raza de primates ultra-evolucionados que primero atacan a la humanidad porque se dejan llevar por la idea de los Therian del universo unificado. Pero que después se vuelven contra ellos cuando entienden que ni siquiera ellos van a escapar de la purga.
¡¡Un ejército de copitos de nieve!! En serio. Era cremita este juego.
La primera de las dos coleras son los Cogs, otra especie alienígena con una altísimo nivel de tecnología y un montón de motivos secretos para meterse en la refriega. Que hacían uso de un montón de mechs pintados de color butano y te pegaban con unas espadas muy raras que ni pinchaban ni cortaban.
Porque todos los juegos necesitan una raza de aliens pintados de color tierra.
Y la última y casi inexistente, la corporación ONI, una especie de facción mercenaria. Con unos transportes blindados todo guapos, tropas de choque zombie, un tío con una maleta y un montón de cosas que nunca sacaron a la venta.
La más divertida y original de todas las facciones, pena que no tuvieran robots gordos como las demñas.

 VALE... NO LO VEO EN LAS TIENDAS. ¿QUE PASÓ?

Pasaron varias cosas, muchas y variadas. Allá por el 2006 Rackham se había hecho un nombre en el sector gracias al rotundo éxito del Confrontation, aunque personalmente nunca me ha gustado demasiado, fue un solo de aire fresco para una época en que solo había DOS wargames en el mercado y los dos eran de la misma compañía. Se podría decir que Rackham se vino demasiado arriba y se pegó una monumental hostia... ¿Se podría decir? No. Eso fue exáctamente lo que pasó punto por punto, vamos a ver esos puntos.

1.- La Competencia: Lo que le salió más o menos bien con el Confrontation, le salió muy mal con el AT-43, porque su idea era competir con el Warhammer 40K y en esa época estaba muy muy muy fuerte. Si bien el 40K en aquel momento no tenía más presencia que el Fantasy, tenía mucha más que ninguna otra propuesta alternativa.
Con un pintado decente, se veía que eran minis muy guapas. Pasaos por la página de este tipo, es una pasada.
Habia una comunidad muy nutrida de jugadores, pintores, escultores y cagabandurrias de todo tipo. Un enorme mercado de segunda mano. GW España liquidando stock dos veces por año y prácticamente regalando las miniaturas. Y un circuito de torneos bien engrasado con eventos constantes. No era raro vernos a Sr. Marron y a Eddié impartiendo sabiduría en torneos de 40K y peleando por los últimos puestos de la clasificación (yo es que era más de pintar).

2.- La Calidad del Producto: Las miniaturas no estaban mal esculpidas, ni diseñadas, había miniaturas muy chulas. El problema es que estaban inyectadas en mierda, o algo parecido a la mierda. Era un plasticorro guarro parecido al de los HeroClíx, que se cortaba mal, no se pegaba con nada y rara vez no venía deformado. Eso en lo que respecta a la infantería... porque los vehículos eran todavía peores en los acabados.
Todas esas pequeñas partes móviles se rompían con mirarlas.
El diseño era genial, además eran todos modulares, se veía que tenían un montón de zonas en las que acoplar otras cosas. Como las cabinas de los pilotos, diferentes tipos de armamento. Pero eran frágiles hasta decir basta, se rompían con solo sacarlos de la caja, porque de nuevo se lo ahorraron en los materiales. Otro fallo garrafal teniendo en cuenta con quien querían competir.
El Dotch Yaga, mi miniatura favorita de todos los tiempos.
3.- El Pre-Manchado: Me niego a llamar pre-pintado a esa mierda. Las miniaturas te las vendían pintadas a base de chorreón de spray como gran novedosa novedad. ¡¡Esto va a ser la polla con cebolla decían. Te ahorras el pintar. El invento del futuro. Copón!!
Esto es lo que prometía la foto promocional.
Sobre el papel la idea no era mala, pero joder... era Rackham. La empresa que te sacaba unas miniaturas de Confrontation tan bien pintadas, que al pintar tu las tuyas y compararlas te querías pegar un tiro. Los acabados no estaba para nada a la altura de lo que ofrecian, sobretodo porque las fotos de la publicidad y el aspecto del producto final variaba mucho, muy mucho.
Y esto era la triste realidad....
Además, las cajas de producto tenían unas ventanitas de plástico como las de los juguetes para que vieras lo que ibas a comprar. O sea.. que no lo comprabas, porque ya estabas viendo que estaban mal pintadas antes de sacarlas de la caja.

4.- Las Reglas: El AT-43 sufría del síndrome de lo que yo llamo las "reglas francesas". Que son como cualquier otro paquete de reglas, pero mucho más complicadas y poco intuitivas. ¿Motivo? Son franceses y les gusta ser misteriosos e insondables. Si no lo entiendes... a lo mejor no eres lo bastante francés**.
NUNCA serás lo bastante francés, no te engañes.
El juego sin ser igual copiaba mucho del Confrontation, con el sistema de activación por cartas, con la diferencia de que podías ordenarlas y sabías porque orden se activarían tus unidades. Pero no podrías cambiar ese orden y adaptarte a medida que descubrieras que tu plan inicial no era bueno. Estabas condenado a ver como la bola de guano gigante que era tu plan iba creciendo y creciendo a medida que caía por la ladera, en dirección a tu casa al lado del acantilado.
No me digas nada... se lo que hago.
Luego tenías que comparar las tiradas de dados con una tabla de dificultad/éxito parecida a la del DUST Tactics***. Y ver sí habías dado o no en base a los atributos de la carta de la mini que se activaba en ese momento, lo cual lo ralentizaba un poco todo. Mala cosa, cuando el otro juego del mismo tipo tenía la misma tabla universal desde hacía 20 años y todo el mundo se la sabía de memoria.

5.- El Precio y la Distribución: El AT-43 no era barato precisamente. Con la excusa de "te ahorras las pinturas", las miniaturas eran bastante caras, incluso más que las de GW, de las que recordemos habia un un GRAN mercado de segunda mano. Además el único pack que había era la caja de dos jugadores, todo lo demás tenías que comprarlo suelto. No empezaron a sacar cajas de ejército hasta mucho más adelante cuando empezaron a ver que se iban a meter la ostia.

Con lo que hubiera molado tener estas miniaturas...
La distribución era floja, la edición española de los reglamentos y libros de ejército era regulera. Además enseguida cerraron filas y lo metieron todo en su página web con descuentos, lo que no les sirvió de nada porque acojonaron a posibles compradores. Ya que existía la amenaza constante de que le pegaran dos tiros al juego. Había una sensación constante de "esto se va al ojete el dia menos pensado".

Al final Rackham se fué a pique... y a diferencia de lo que pasó con Confrontation, nadie quiso comprar los derechos del AT-43 porque ni siquiera llegó a despegar. Una lástima, me gustaba el juego. Con otro planteamiento habría salido adelante porque estaba bueno de llenas ideas y de detalles de calidad. Más o menos lo mismo que le pasó al universo DUST... pero de eso hablamos otro día.
...

*: Paolo Parente es la muerte de los wargames, no monteis nada a medias con él o acabareis jodidos.
**: Máximo respeto para el pueblo Francés. Cuando no están volcando camiones o destrozando mobiliario urbano en la costa brava, son una gente muy maja.
***: Fun Fact. El AT-43 era la versión futurista del DUST que se desarrollaba en 1943. Originalmente iban a ser sistemas de juego compatibles, con el mismo paquete de reglas y el mismo despliegue comercial.

lunes, 9 de enero de 2017

[Sr Rubio] Estrellas Pícaras

Como habréis deducido, el nuevo juego de Osprey va a ser nuestro “juego para jugar”. Reglas de experiencia, campaña, pocas minis… Lo tiene todo para poder permitirnos jugar cómodamente. Eddie y el Sr Marrón ya os han hablado de sus bandas. Yo no tengo todavía el reglamento (me llega esta semana), así que voy a hablaros de mis posibles bandas…
Porque, como todos, tengo minis en casa de sobra para hacerme 20 o 30 bandas diferentes… y todas con una temática diferente. Yo he estado revisando las cajas de minis, las estanterías y mis recuerdos, para ver qué puedo sacar… Tengo varias opciones. Desde las más cómodas a las más extravagantes, pasando por apuestas seguras. Vamos a ver qué opciones manejo…
1) Ratones Espaciales. Ya es casi un tradición: juego nuevo que intento probar, juego que intento usar miniaturas no tradicionales… :P Y si para Frostgrave tuve que pintarme la banda ratona, el caso es que para jugar a Rogue Stars ya tengo 6 ratones pintados, con estética cifi clásica.
Esta es la opción cómoda. Ya dispongo de 6 minis pintadas, con una estética que encaja y con variedad de minis (pistolas, rifles y dos personajes). Sería llegar, coger el reglamento y darles reglas.
Me permitiría, además, seguir pintando mis otros proyectos sin interrupciones.

2) Orkos. Me molaría más que fueran piratas orkos, pero no tengo las minis :P Lo que sí que tengo es un Kaudillo y su escolta de nobles de plomo. Regalo de mi señora, años ha. Súmale armas pesadas y tengo unas minis que me gustan, que no voy a usar a priori (no encajan en mi ejército de 2ª, y mi proyecto 30k de momento está en pañales) y a las que podré sacar partido.
Esta es la opción “molona”. Cojo unas minis que me apetece pintar, les pongo una peana chula y me las curro, que para eso serán pocas. La pega es que hacer eso me quitaría tiempo de mis proyectos actuales… y tampoco se puede decir que adelantara faena para mis orkos de 2ª.

Si yo tuviera estos orkos no tendría dudas de qué pintar...
3) Culto Genestaler. De siempre han sido carne de pecio. Además, las minis viejas del Culto encuentro que encajan muy bien en la “estética” del RS. Y no es tan mala idea cuando ya hay más de uno que se lo ha hecho… :P

Lo que yo digo: carne del RS
Nuevamente, opción cómoda, pero no tanto. La banda serían un Magus, un genestaler pura sangre, un híbrido con arma pesada y el resto mindundis… La pega de esta banda es precisamente su gran ventaja: ya tengo esas minis en la cola de pintado. No sólo reciclaría minis, si no pintado. Y, por tanto, perderían “personalidad” para mí. Jugar con esto sería como hacerme una banda con Ángeles Sangrientos: tengo el ejército pintado, sólo tendría que seleccionar perfiles… y no sería tan molón.
Es una opción, encuentro, para salir del paso. Pero que tiene su encanto, la verdad, por la ventaja de pintar minis que, de todas maneras, tengo que pintar.
4) Vaqueros espaciales. Si sois de nuestra quinta, recordaréis a los Galaxy Rangers y a Braveheart. Si no, puede que la Serenity sea una referencia más adecuada. El caso es que el Espacio siempre ha sido “la nueva frontera”, y los forajidos que usan colts (láser) y stetsons siempre se han sentido cómodos al otro lado de la frontera, donde impera la ley del más fuerte (o el más rápido).
No guts, no glory!
Usaría las minis del Wild West Exodus, las que tienen pinta de más tecnológicas (Jesse James entre ellas, que parece que lleve un brazo biónico).
Tiene exactamente el mismo problema y la misma ventaja que el Culto. Son minis que ya voy a pintar para otro proyecto, así que no tienen personalidad para mí. No voy a construirles una historia en este juego porque estarán muy asociadas a otro…
Y, a partir de aquí, entramos en el mundo del “sí, tengo las minis, así que… ¿por qué no?”. ¿Preparados? ¡Vamos allá!
5) Guardia Imperial. En concreto, Fantasmas de Tanith. Acumulé en su momento GI para hacerme un ejército Fantasma. La idea era hacerle a todas las minis sus capas de camuflaje, intentar ponerles a todos los nombres en las peanas, representar el máximo número de personajes de las novelas en minis… Creo que tengo pintados 5. Pero sí que hice muchas conversiones, además de conseguir las miniaturas de plomo originales. Y tener en una banda a Gaunt, Bragg, Loco Larkin, etc. puede molar. Además, pintar un “ejército” es muy apropiado para un juego de ambientación cifi. Siempre habrá un ejército en algún sitio…

Sólo de aquí ya sale una banda...
Esta opción entra dentro de las “vamos a aprovechar minis”. No me apetece especialmente, pero no es mala idea, me permitirá pintar minis que me gustan y tener variedad.
6) Marines del Caos. Pero no cualquiera, no… Del Rogue Trader. Me los pillé para mi ejército del Caos de 2ª, compuesto sobre todo por berzekers de Khorne y Marines de Plaga. Me pillé unos cuantos de plomo para hacer una escuadra normal y una de Slaanesh.
Alguno de estos tengo. Minis de Shaitan, sacadas de su blog
¿La parte buena? Son minis de la época del Rogue Trader. No muy grandes, con proporciones raras y todas son diferentes. Ideal para este juego (y sí, esta es la opción “excéntrica”). ¿La parte mala? Tengo que buscarles mochila, y nuevamente es una opción “porque sí”. Me gustan las minis, pueden quedar muy bien como una banda de salteadores de caminos… digo, corsarios espaciales, pero el cuerpo no me pide pintarlos ahora mismo.
Así que tenemos 6 opciones. Las dos últimas están por completismo: tengo las minis, me gustan y quedarían bien. Pero el cuerpo no me pide pintar humanos ni semi-dioses embutidos en armaduras. Así que los descartamos (aunque el Caos como segunda banda… puede tener su aquel).
De las otras bandas que he propuesto… seguramente, si el tiempo lo permite, cree los diferentes perfiles de todas, para practicar. A la hora de jugar… todavía no lo sé. Tal vez dependa de contra quien juegue primero, y si tiene pintada su banda o no. El caso es que, supongo, todo se reduce a dos al final: los ratones (que ya están pintados, y así verían mesa) o los orkos, que tendría que pintar enteros. ¿El resto? Voy a pintarlos igualmente, así que todo dependerá del resto de bandas que vea. Tal vez opte entonces por un enfoque u otro a la hora de escoger minis…
Cuando me llegue mi copia del reglamento, ya os colgaré una entrada con la banda escogida y sus reglas… 

martes, 3 de enero de 2017

[Sr. Marrón] Rogue Stars: Adaptando al universo Mass Effect (I)

El cambio de año siempre es una ocasión para que la gente se plantee buenos propósitos (iré al gimnasio para quitar esta especie de niño que me crece en la barriga; estudiaré un idioma útil que no sea Eldarin, me construiré una habitación friki; me buscaré una pareja a la que tormentar toda la vida... bueno, esas cosas).  Yo prefiero no hacerlo, puesto que me dejo guiar por el flow, acabo comenzando el año de una manera y casi siempre, la acabo de otra.


¿Casi siempre? Bueno, ya hace un año de esta entrada en la que os comunicaba otros de mis estúpidos proyectos del hobbie. No me extenderé demasiado, pero ahora con la llegada del juego el cúal tenía pensado utilizar para extrapolar los personajes y mundillo de Mass Effect a las mesas de juego.



Como ya os comenté en entrada de Cerberus y la entrada de Alianza que llevo un tiempo haciendo varias conversiones y recopilando figuras diferentes. Así que no me extenderé demasiado en explicar de que va el tema.

Es probable que te suenen a chino algunos conceptos, por eso te aconsejo ver entrada sobre Rogue Stars

Sé que algunos puristas me dirán que ciertos personajes de Cerberus y de la Alianza "colaboran" durante alguno de los juegos, pero he preferido mantener una temática de la banda, y tampoco es tan rocambolesco pensar que esos personajes llegaron a enfrentarse entre sí, en el pasado.


Fuerzas de combate Cerberus

La Siniestra Organización pro Humanos

Mi intención es una combinación de tropas bien equipadas y entrenadas, para operaciones brutales, mirando el listado de temáticas, opté por una opción más "militarizada" y personalmente me gustó la temática de "Milicia", y le escogí el Trait de "Heavy Firepower", para ganarse su fama de destructivos.

Miranda Lawson (55 ptos)

Equipo
Force Shield (representa su escudo biótico)
Submachine Gun, Knive

Habilidades
Veteran
Reactive
Marksman 1
Standfast 1
Perceptive 1
Psionic: Encourage, Telekinetic Crush


Miranda es una selección genética perfecta en todos los campos, versátil en el combate y peligrosa psiónica.


Jacob Taylor (48 ptos)

Equipo
Combat Dress
Assault Rifle, knive

Habilidades
Standfast 1
Tough 1
Psionic: Guidance, Telekinetic Push

    
A primera vista se podría decir que Jacob tiene un rol parecido a Miranda, pero sus habilidades están más orientados en el combate.

Capitán de Asalto (42 ptos)

Equipo
Combat Dress
Láser Pistol
Monowire Blade

Habilidades
Fast 2
Weapon Master 2

El especialista de asalto cerrado, algo más veloz que el resto de sus congéneres (que son algo más lentos por la armadura). Además la pistola puede dar alguna desagradable sorpresa.

Soldado de Asalto (31 ptos)
Equipo
Combat Dress
Submachine Gun, Knive

Habilidades
Standfast 1
Weapon master 1

Opción
por +8 ptos el Soldado cambia su Submachine Gun por Heavy Buster Rifle y Exoesqueleto


El típico secuaz, aparecen en número, y despliegan una buena potencia de fuego.


Próximos perfiles: Ingeniero Cerberus, Drones de Combate, Hombre Ilusorio, Kai Leng y Atlas



Fuerzas de la Alianza

Los Héroes de la Galaxia

Mi idea era la de una composición de especialistas que deben operar en coordinación, uno con los otros es por eso que opté por el tema de "Star Police" porque... son los chicos buenos!
Como en la mayoría de misiones se van a encontrar en inferioridad numérica, y son los héroes opté por el Trait "Cool Under Fire". Están acostumbrados a recibir el castigo del enemigo, capaces de sacar fuerza de sus flaquezas


Comandante Shepard (55 ptos)

Equipo
Light Power Armour
Submachine Gun
Monowire Blade

Habilidades
Veteran
Lidership 1
Standfast 1
Weapon Master 1


Shepard es el líder que se espera, mantiene la calma e inspira a sus compañeros, además dispone de una buena equipación que le permite cumplir muchas funciones.


Ashley Williams (43 puntos)


Equipo
Light Combat Dress
Assault Rifle, Knive

Habilidades
Alert
Difficult Target 2
Marksman 1
Standfast 2


Ashley podría ser la mano derecha de Shepard, una buena camarada de armas, aunque va con una protección ligera, sabe esquivar y tomar buenas posiciones.


Kaidan Alenko (39 puntos)
equipo:
Force Field (representa su escudo biótico)
Submachine Gun
Knive

habilidades
Standfast 2
Tech 1
Psionic: Encourage, Electrokinesis



Se trata de un biótico con habilidades de electrónica aunque sus habilidades como soldado están fuera de toda duda, perfectamente representado en sus reglas.


Tali'Zorah, (37 ptos)


equipo 
Stealth Suite 
Submachine Gun     
Knive

Habilidades
Tech 2
Perceptive 1
Incursion Kit
Fast 1

Nuestra querida Quariana, totalmente orientada en incursión y hackeo. Puesto que hay una de las figuras que se le permite tener equipo avanzado debido al tema, pues ella era la más adecuada.


Grunt (58 ptos)
equipo
Combat Dress
Slug Pistol
Submachine Gun

Habilidades
Big
Tough 2
Ambidiextrus
Martial Arts 1

Un krogan equipado con dos armas de disparo (hice la conversión así, y tenía que representarlo) a diferencia de los demás miembros Grunt es demasiado joven y todavía no está experimentado. Su funciones son las de ir avanzando y destripando al enemigo con su asalto y a corta distancia, donde más daño puede hacer.

Mordin Solus. (35 puntos)

equipo
Space Suite,  Plasma Pistol, Medikit

Habilidades
Medic 3
Dificult Target 1
Xenolist
Perceptive 1

Se trata del médico perfecto, aunque equipado con armadura muy ligera, su sitio es la retaguardia, curando a sus colegas (que le da igual la especie) gracias a sus conocimientos y el Medikit. También puede dar una desagradable sorpresa si el enemigo se acerca demasiado (recordad que en el juego tenía el poder de "incinerar")

Próximos Perfiles: Liara T'sori, Garrus, Kasumi, Thane, Jack


En fin espero que os haya servido de inspiración para meteros y darle una oportunidad al Rogue Stars, que ya véis que se puede hacer de todo.

lunes, 2 de enero de 2017

[Eddie Cabot] No diga Rogue One, diga Rogue Stars

"Contrariamente a la creencia popular, el fín de año está pensado para controlar el volumen de población. Engulles de 400 a 500 gramos de comida en menos de una hora, lo riegas todo con abundante alcohol, cuanto más mejor y que sea variado para que maree.

Y cuando ya notas la comida en la garganta y la cabeza embotada... te comes 12 uvas en 12 segundos bajo esa fuerte presión de saber que si no te las comes todas tu año no empieza bien, mientras tu familia y la Pedroche gritan a todo volumen a tu alrededor.

Y si no te asfixias o tu corazón no estalla de los nervios, no te preocupes... el año que viene repetimos, y al siguiente, y al otro, y al otro... las uvas no tienen prisa, saben que al final te ganarán la partida.

Extracto del Best Seller de Eddie Cabot: Las otras 1.000 formas de palmar miserablemente".

---


¡¡Feliz Año Nuevo Niños y Niñas!! Regocijaos, tenemos año con rima graciosa. 2017 rima con "mete", "paquete", "boquete", "ojete", "pedete", va a ser la risión. No nos lo habíamos pasado tan bién desde 2005...


Esta entrada se iba a llamar "aquella vez que monté un mueble del ikea usando gomina en vez de tornillos", pero mi abogado me ha dicho que es el título de un episodio de Mc Gyver y que el presupuesto para afrontar demandas judiciales está muy limitado este año. ¡¡Maldita crisis!!.

En lugar de eso, me pinté la banda de ROGUE STARS... después me regalaron una Play4. Así que no creo que pinte en lo que queda de año. Disfrutadlo.

LA INSPIRACIÓN

Dejé una pista en la anterior entrada, pero estaba más o menos claro que me iba a hacer algo relacionado con 40K. Una de las máximas que cumplimos siempre los viejunos con los juegos de Osprey es que no le damos a ganar un duro a nadie más allá del tío que escribió el libro.

Todo el material miniaturil es reciclado. Y es que no queda otra. Quien más quien menos, todo viejuno tiene una caja por ahí llena de pequeños pecados, miniaturas que te compras porque son chulas y algún día harás algo con ellas. Vale... ese "algún día", a veces es algún año. Pero llega. ¡¡Siempre llega!!

Sabes que son los 90, porque todas las pistolas tenían forma de cinta VHS.
No tengo por costumbre recomendar novelas de producto, pero si tuviera que recomendar alguna en particular, esa sería la Trilogía de Eisenhorn de Dan Abnett. Personalmente creo que es lo mejor que ha escrito este hombre en su vida. Una historia que está dentro y fuera del 40K al mismo tiempo y que amplía tantísimo el universo que desembocó en esto.

La portada acojonaba lo suyo. El precio acojonaba más.
El Inquisitor de Gav Thorpe*. Cronológicamente se encuentra después de la trilogía, con un Eisenhorn viejo y encabronado que  ha abrazado el estilo radical y se ha convertido en aquello a lo que solía combatir. El juego como tal es una pasada, sobretodo si vienes calentito de leerte las novelas. Pero tuvo tres problemas muy gordos.

Nunca lo tradujeron, las miniaturas eran de 56mm con muy poca variedad. Y lo pasaron enseguida a "Juegos de Especialista", lo que en los 90 solía significar que estabas condenado a muerte

Dicen que no sufrió, pero que prometió escapar del infierno para vengarse.
Hoy en día, si quereis un sustituto al Inquisitor que además jugar en 28mm, podeis tirar del Inquisimunda, o el In the Emperors Name, los dos fanmade y gratuítos. Pero si sois incapaces de contagiar a vuestro grupo de vuestro interés por el rollo inquisitorial siempre os queda la opción de usar las minis para el Rogue Stars.

!!A LA CAJA DE RESTOS ROBIN!!

Mi caja de restos es como el almacen donde guardan el Arca del Alianza, pero dos veces más grande, y todo corta, pincha, y/o está oxidado a tope. Pero rebuscando un poco encontré un puñado de miniaturas que me iban a ir de perlas, importante, no os volvais locos cogiendo miniaturas. A esto se juega con un máximo de 6 minis.

Las Repentia las reservé para otro proyecto, seguramente una banda del Heréticus.
Las bandas son de 200 puntos, de 3 a 6 miniaturas, y cada miniatura un coste de 30 a 70 puntos. Una banda numerosa, contaría con unas 6 miniaturas de 30 a 35 puntos cada una, y una compacta 3 miniaturas de 60 y algo cada una.

Un poco de masilla y piezas extra más tarde.
Lo ideal sería una banda de entre 4 y 5 miniaturas. Porque los extremos siempre son malos. Para que lo entendais más miniaturas implica hacer más cosas por turno que no serán necesariamente pegarle al adversario. Pero las bandas compactas aunque hacen menos lo hacen mejor, porque tienen más bonos a las tiradas de acción.

Primeras manchas de pintura. Para no variar paleta de color limitada y muchas prisas.
En cualquier caso me quería ceñir a la idea inicial, que era hacer algo parecido a la banda de Eisenhorn. Un Inquisidir Radical del Malleus, un Huesped Demoníaco, dos Asesinas del Culto de la Muerte, un Mutante. Faltaba un pistolero, pero opté por el Veterano del a Guardia Imperial, por un tema de agenda, tenía que acabar la banda antes de que llegara la consola.

¡¡SANTOS GATETES BATMAN!!

No os voy a engañar, no ha sido fácil. Recientemente la Sra. Cabot y yo hemos adoptado a dos gatetes y requieren de gran atención. Siempre que os digan que los gatos son animales distantes, que van a su rollo, que pasan de sus dueños, que no requieren nunca de ti... aseguraos de dejarles claro a esas personas que no tienen ni puta idea.



Esta pequeña bola de pelo, además es agresiva, rápida, silenciosa como un ninja... teclear alrededor de su cuerpo es una tarea tan dificil como peligrosa. Pero el verdadero peligro para mi vida vino despues, cuando el gatete pequeño descubrió la cafeína.



No me molesta el pelo de gato en la comida, he tenido gatos toda mi vida. Pero si no quereis tener un gato desafiando las leyes de la gravedad y usandoos como trampolín para llegar al armario durante toda la noche, alejad la taza de café de ellos en lugar de sacarle fotos. Es el mejor consejo que os van a dar hoy hamijos.

DÉJATE DE ROLLOS EDDIE...

Vale, me centro. Abajo, foto de mierder del resultado final de la banda. 6 miniaturas, 200 puntos cuadrados al mímimetro. El tema de la banda es Star Cops (Policías Espaciales) que le pega bien al rollo inquisitorial y me abre un amplio espectro de armas y equipo para elegir.

No os deis a equívoco. Mola mucho más de lo que mata en realidad...
La disciplina es la de Brawlers, que me da alguna ventaja adicional en los combates cuerpo a cuerpo, que confío que compensará el hecho de que llevo mucha mini de Cac barata en un juego de pegar tiros.
...

La pieza centrar de la banda (como no), es el Inquisidor. Utilicé la vieja miniatura de Cypher, con algunas piezas de plástico para hacerla más genérica.


Inqusidor Soren Cormanus - Veteran, 2x Slug Pistol, Ambidiestro, Combat Dress: 44 puntos. La idea es que aporte los disparos de calidad en corto alcance, y resuelva los tiroteos cerrados el solo. Me gusta mucho el rollo pistolero, no se que tal va a ir en el juego, porque para cuadrar le puse las dos pistolas más básicas.


Justine y Janice - Veteran, Monowire Blade, Difficult Target (2), Weapon Master (2), Bionic Eye: 30 puntos c/u.
Estas dos muchachas están para interceptar enemigos al a carga y cazar a tiradores aislados. No aguantan ni un suspiro, pero si pegan antes creo que la cosa irá bién. El paquete de reglas le pega mucho a las miniaturas, seguro que cuando lo pruebe es un pestiño.


Ames Rebbar - Veterano, Needler Rifle, Stealth Suit (Difficult Target 1, Stealth 1), Intusion Kit: 44 puntos.
Poca sopresa aquí, me obligaban a meter a un tipo con equipo y armas avanzadas, y salió prácticamente el solito. Este señor se pasará las partidas en lo alto de un campanario volando cabezas a diestro y siniestro. La única mini que no es de 40K, tengo por ahí cuatro o cinco más de estas, son francotiradores Viridianos de Urban War.


Reina Demonio Meliphet - Psionic, Psionic Master (1), Blink, Levitation, Mindbolt, Free Disengage, Garras: 32 puntos.
La idea original es que esta miniatura fuera el peso pesado del grupo, despues de todo es una reina demonio encerrada en el cuerpo de un pobre pringado. Pero se disparaba en puntos y ya había pintado las miniaturas. Así que tiré más por el concepto que tenían en 40K, que eran unidades de disrupción, irá teleportándose por la mesa y dando por saco.


Recluso 702 - Green, Force Sword (Axe), Flak Jacket, Tough (2), Huge, Alert Heavy-Worlder: 30 puntos. Una de mis miniaturas favoritas, está curioso porque tiene cosas que suman y cosas que restan, cosas que añaden y cosas que quitan. Cumple con el mínimo de calidad por los puntos que cuesta. Hará las veces de guardaespaldas del inquisidor y de cosa para atraer disparos.

...

Y hasta aquí por ahora, en cuanto el Sr. Azul se pinte su banda hacemos un informe de batalla, con algo de historia para darle gracia.

Saludos Espaciales.
.
.
.
.
*Gav Thorpe era el diseñador de juegos más odiado de todos los 90´s. Que llego a acumular un nivel de odio que se puede cuantificar en 100 Phill Kellys y 100 Matt Wardsjuntos aproximadamente. Como diseñador de Codex era un patán redomado, pero diseñando juegos era muy bueno. Pena que la empresa no le apoyase lo suficiente, porque Mordheim e Inquisitor fueron dos grandes productos.